Blogia
Tonicruz

Motivos

(artículo para CCFP-publicación oficial del Córdoba C.F.-con motivo del encuentro de la jornada 36ª de Liga Adelante Córdoba C.F.-U.D. Las Palmas)

A un aficionado a un equipo de fútbol, a uno de corazón, no le hacen falta motivos para acudir al estadio de su equipo. Hablo del Córdoba, porque somos del Córdoba, pero permítanme que generalice. Ir al campo cada dos fines de semana se convierte en una liturgia para el forofo. En algo sagrado. El auténtico enamorado a unos colores toma la bufanda como un judío la Kipá o un cristiano el Rosario. Marcha hacia su campo, engalanado como corresponde a una gran celebración, y santifica el fin de semana a su modo. Reza su credo en forma del himno de su equipo sin mirar el marcador ni la clasificación, increpa o aplaude a los suyos en función del tanteo final y vuelve a su hogar –a su otro hogar, quiero decir- con la cabeza alta y un extraño sentimiento de deber cumplido.

Muchas veces ese aficionado fiel del que hablamos mira a su alrededor en partidos como el de hoy, o como los otros dos que nos quedan aquí en El Arcángel, y se identifica con otros semejantes. Todos, juntos, comulgan en paz interna y se saben auténticos militantes. Fieles. Los detalles de las finales, de las glorias –finales o pasajeras- o de las grandes gestas están al alcance de casi cualquier amante del balón. Pero los que tienen el trasero pelado en finales de temporada -como tantos otros- aparentemente insustanciales pueden presumir de haber visto aquella goleada al Lleida en plena Feria y sin agua en los surtidores del fondo norte o el 2-4 del Écija, con exhibición de Arteaga incluida, en el penúltimo año de Segunda B. Únicamente ellos y otro puñado de fervorosos más, a los que no les hacen falta motivos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres